Blue Flower

La comisión permanente especial de Derechos Humanos  de la asamblea legislativa está viendo el proyecto de ley 16887 “ADICIÓN DE UN NUEVO CAPÍTULO III REFERENTE A LOS DERECHOS EN SALUD SEXUAL Y SALUD REPRODUCTIVA, AL TÍTULO I DEL LIBRO I DE LA LEY GENERAL DE SALUD, N.º 5395 DE 30 DE OCTUBRE DE 1973 Y SUS REFORMAS” , propuesto por la en ese entonces diputada ANA HELENA CHACÓN ECHEVERRÍA, en conjunto con JOSÉ MERINO DEL RIO, MAUREEN PATRICIA BALLESTERO VARGAS, ANDREA MARCELA MORALES DÍAZ, EVITA ARGUEDAS MAKLOUF, CARLOS FEDERICO TINOCO CARMONA, ALBERTO LUIS SALOM ECHEVERRÍA y ÓSCAR EDUARDO NÚÑEZ CALVO. Este proyecto en teoría intenta fortalecer los programas de atención a la salud, particularmente los de salud sexual y reproductiva, supuestamente como lo sugiere el comité de la Cedaw. Mete también a la ONU y sus Objetivos de Desarrollo del Milenio. Para esto, se propone agregar un capítulo a la ley general de salud, uno especial a salud reproductiva.

Pues bien, en consulta de Opinión Jurídica a la Sala IV (O. J: 007 - 2010 Fecha: 09-02-2010), realizada por Ana Lorena Cordero Barboza (Jefa de Área de la Comisión Permanente de Asuntos Sociales que estaba viendo el proyecto en el 2010), este proyecto, en todos sus artículos, propone cosas que ya están incorporadas en la legislación actual en otras normas. Lamentablemente, dicho pronunciamiento se encontraba disponible en el sitio de la procuraduría (SICJ)  el día 03 de Junio del 2014, pero el 04 de Junio del 2014, día en que se tenía agendada la reunión del comité de derechos humanos para ver este proyecto, el sistema presenta errores y ningún documento se encuentra disponible. Por dicha, las conclusiones se publican, y en el boletín de la procuraduría, año XVI No 8,  podemos encontrar la conclusión a dicha consulta.


Por otro lado, en el OFICIO ST.069-2010 J, un informe Jurídico a cargo del MSC. FERNANDO CAMPOS MARTÍNEZ, del 08 de abril del 2010, pone salvedad en dos artículos: el 49 sobre anticoncepción de emergencia (dice que las PAE, píldoras del día después, no son abortivas según lo dice la OMS, pero que hay otras que no deben ser permitidas), y el 56 (donde indirectamente se intenta hacer posible el aborto para mujeres discapacitadas). Este informe es omiso en otro artículo. Por eso los explico abajo.

Artículos 37 y 38 intentan definir lo que se conoce como salud sexual y salud reproductiva. Por demás las definiciones están bien, pero tienen un objetivo oculto (que se sabe porque han sido usados en otras latitudes): el de adicionar a la salud sexual el concepto de autonomía del cuerpo, que implica que las leyes no pueden interferir en las decisiones sobre el propio cuerpo de la persona, y el concepto de salud reproductiva emocional, que busca dotar de importancia al sentimiento de las personas elevándolo a problema de salud. ¿Está eso mal? No, por sí mismo. El problema es cuando uso dichos conceptos para promover cosas muy sacadas de contexto. El primero concepto de autonomía es usado casi siempre para anular la leyes que restringen el aborto, apoyándose en que la mujer tiene derecho autónomo sobre su cuerpo y por ende la capacidad de interrumpir el embarazo aunque esto implique la muerte del bebé que lleva dentro. El segundo busca ampliar nuestro artículo 121 del código penal, que dice que el aborto terapéutico se puede dar solo si es un riesgo de salud de la madre, y sentirse mal (problema emocional) aplicaría según tal concepto de salud reproductiva y por ende el aborto terapéutico también. Eso parece un poco extremo, pero no lo es si vemos los intentos que ya se dieron usando esas mismas tácticas en un caso reciente en Costa Rica.

Artículo 39. Simplemente dice que el estado debe hacer efectivos tales derechos por medio de sus instituciones, particularmente el Ministerio de salud por medio de la CCSS. Básicamente dice que la CCSS debe proveer anticonceptivos de emergencia y abortos, como ya veremos más adelante.

Artículo 43. El Inciso b) dice “Decidir de manera informada acerca de los aspectos relacionados con su salud sexual y su salud reproductiva, así como de los servicios y tratamientos que desea o no recibir”. Nadie podría estar en desacuerdo. Pero eso implica que si se logra incluir dentro de salud reproductiva el derecho a abortar, este inciso nos está diciendo que la persona puede decidir. Si, como dije, se logra indicar que el aborto terapéutico es una opción de salud reproductiva, este inciso permitiría que la madre sea la que decide. Más sobre esto adelante.

El inciso e) “Recibir servicios de atención integral para la salud sexual y la salud reproductiva durante todo su ciclo de vida, por parte de las instituciones del Estado especializadas en la materia”. Todo el ciclo de vida es la pequeña frase que ha abierto las puertas en otros países para la legalización de abortos en menores de edad, dejando que ellas sean las que decidan incluso sin contarle a sus padres.

El inciso f) Decidir libre y responsablemente si desean o no reproducirse y con quién desean hacerlo.” Este es otro que todo el mundo podría estar de acuerdo, pero el término “reproducirse” no es “tener relación sexual”, es muy diferente. Esto implica que si una mujer descubre que es madre puede decidir no querer continuar. Claro, en términos biológicos, estar embarazada implica que ya se reprodujo, pero las leyes en muchos países no consideran a la madre como madre sino hasta después del parto.

El inciso k) Recibir atención integral en salud, en casos de violencia sexual o abuso sexual,  garantizándole el respeto, la confidencialidad, la privacidad y el seguimiento de su caso”. Esto también debe ser aprobado por todos, pero la trampa está en “atención integral en salud”, dado que salud integral es un eufemismo utilizado por todo el mundo y que incluye el derecho al aborto. Si se logra considerar así, este inciso simplemente está diciendo que la mujer víctima de violencia o abuso sexual que quede embarazada tendría derecho al aborto.

Artículo 49. Bueno, aquí hay una gran discusión sobre si las PAE son realmente abortivas o no. Y es una cuestión de términos, porque aborto se considera el termino del embarazo con la consecuente muerte del bebé, pero como el embarazo para algunas instituciones (como la IPPF que es la proveedora de abortos mundialmente y la usada por la OMS para sus definiciones) comienza en la implantación del cigoto (el término óvulo fecundado es un disparate, porque el óvulo dejó de serlo al fecundarse), entonces no se habla de aborto porque no hay finalización del embarazo antes de la implantación. Este tema aún debe debatirse.

Artículo 52 Lo transcribo “Todas las mujeres, cuyo embarazo ponga en riesgo su salud integral o su vida, tienen derecho a recibir la información pertinente sobre el riesgo que conlleva su embarazo así como su derecho a decidir sobre la interrupción terapéutica del mismo”. Este es un juego de palabras que tiene una doble intención. Totalmente de acuerdo en la parte de la información, pero el “así como su derecho a decidir sobre la interrupción terapéutica del mismo” está cambiando la legislación vigente en el código penal. El 121 dice “No es punible el aborto practicado con consentimiento de la mujer por un médico o por una obstétrica autorizada, cuando no hubiere sido posible la intervención del primero, si se ha hecho con el fin  de evitar un peligro para la vida o la salud de la madre y éste no ha podido ser evitado por otros medios”. Esto dice que se perdona al médico si hay consentimiento de la madre, cuando no se haya podido evitar por otros medios, es decir, es el médico el que decide y tiene que pedir permiso a la mujer y sólo si no hay otra manera. Pero el 52 implica un derecho de la madre de decidir ella la interrupción, cosa que no se contempla en el 121. Esto sería similar a lo que intentaron ya varias veces, obligar a la CCSS a realizar abortos terapéuticos en contra de lo que los médicos sugieren solo porque la madre tiene derecho a exigirlo.

Artículo 56. Este es el punto donde todo lo demás cobra sentido. Habla de los derechos de las personas discapacitadas, y dice al final “Su libertad sexual no debe restringirse sin causa y los servicios de salud reproductiva, particularmente la anticoncepción, la esterilización y el aborto, no deben ser impuestos o negados por la fuerza o por la coerción.”  Primero, está legalizando el aborto, que es prohibido, para esta población. Segundo, incluye al aborto como un servicio de salud reproductiva: al aceptarse este artículo, todo lo que mencioné arriba se encadena y entonces se permitiría el aborto en casos de violación, para gente de todas las edades de forma confidencial, dado por la CCSS, etc.

Es claro que presentar un proyecto de cosas que ya están, con manipulación de conceptos y textos “inocentes” que implican cosas adicionales, no da buena espina. Hay que tener mucho cuidado con lo que se aprueba y en este caso estoy totalmente en contra de esta ley.